viernes, 20 de junio de 2008

Calcomanías

Cuando tuve frente a mi, a la primera mujer dispuesta a acostarse conmigo en mi vida, tuve que pagarle…

“¿Y ahora qué me vas a dar?”
Me dijo ella, de pie, en medio de mi cuarto, y yo totalmente entregado, caminé rápidamente hacia mi cómoda y saqué mi más preciado tesoro: un fólder azul llenecito de calcomanías.
Con mucha paciencia, tomándose su tiempo, sin notar que yo, a su lado, desfallecía de deseo, revisó página por página, sticker por sticker. Y así cogió, entre sus deditos, las cinco calcomanías mas bonitas del fólder, las introdujo en el bolsillo trasero de su diminuto short y me dijo “Ya, está bien”.
Se sacó el short, el calzón y los zapatos de colegio, pero se quedó con el polito de educación física puesto, “Tengo frío”, dijo, yo ya estaba desnudo hacia rato. Se echó en la cama boca arriba, yo me senté a su lado, la miré todita. Tenia los pies pequeños, las piernas y los brazos gorditos, el cabello corto lacio, castaño, la carita de bebe, siempre recordaría esa imagen. “Ya, ahora súbete encima”, le hice caso, me subí, “Ya, ahora métela”, traté de no hacer mucho peso sobre ella, de no lastimarla, no quería que ella me odiara, quería que me quisiera, yo la quería mucho… se la metí, y me quedé un rato allí, mirándola a los ojos, sin poder creer que al fin lo estaba haciendo, “¿Qué te pasa?”, “Nada”, “¡Entonces muévete pues!”. Y comencé a moverme, a moverme, a moverme, su aliento en mi oreja, mi nariz y su cuello, juntos, de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo, mis manos cogiendo sus muslos, sus garras detrás de mi espalda, y ese olor… cierro mis ojos… exploto…
Caigo, desfallecido a su lado, en la cama, ella sube su calzón…
“¿Qué harías si quedo embarazada?” –dijo en broma-
“Me caso contigo” –respondí muy en serio-
“Bueno, me voy”
“¿Por qué?, No te vayas…”
“Es que tengo que hacer mis tareas..”
“¿Mañana vienes?”
“No se… si tu quieres…”
“Si quiero..”
“Entonces ya pues”
“Chau”
“Chao”

Corro feliz hacia el calendario, marco la fecha con un plumón rojo… Luego de dos meses de felicidad, mi fólder de calcomanías quedaría vacío… tenía yo catorce años…


Ocho años después…

Tengo el cabello muy largo, la barba rala, un polo negro de cypress hill debajo de un sacón viejo. Luego de mucho tiempo regresé a mi antiguo barrio, me han dicho que ella volvió de estados unidos y que se va dentro de poco, yo solo quiero verla aunque sea de lejos.
Prendo un cigarro, camino hacia la esquina, y entonces la veo venir, está con una amiga, caminan por la acera del frente. Empiezo a temblar, no se porqué, su sola presencia me infunde temor, miedo, respeto, no lo sé, tan solo siento como si toda mi sangre se congelara de repente. Ella también está fumando, ahora la puedo ver bien, está bastante subida de peso, pero eso a mi no me importa, porque ella no es ella, ella es lo que fue, lo que siempre será para mi. Siento que me mira, pensé que no me reconocería, pero si lo hizo, nuestras miradas se cruzan por unos segundos, mi boca está seca, no se que haré si me llama, si quiere saludarme. Pero no lo hace, sigue caminando de frente, pasa por la que antes era mi casa. Este barrio, aquella casa, ella… me parece increíble estarla viendo luego de tantos años… Necesito fuerzas para cruzar la pista, necesito fuerzas porque quiero hablarle…

“Tengo tantas cosas que decirte, cosas que en el fondo, solo puedo compartir contigo… tantas cosas por las cuales agradecerte, tantas cosas por las cuales pedirte disculpas. ¿Recuerdas aquella tarde tan horrible, en que mi padre nos encontró desnudos en su cama?, ¿recuerdas todas las cosas feas que nos dijo?... éramos tan solo unos niños… ¿recuerdas?. Aquella tarde cambió mi vida para siempre, de muchas formas, tú no sabes todo lo que me dijo mi papá cuando te fuiste, cuando escapaste avergonzadita por la puerta trasera de mi casa, tu no sabes las cosas que me preguntó, tu no sabes todas las asquerosidades que él pensaba de mi. Aun así, le rogué que no le contara nada a mi mamá, pero lo hizo, y mi mamá me tiró muchas cachetadas, y me jaló mucho el pelo, y lloró mucho también, me dijo que yo era un cochino, y yo insulté a mi padre, le dije que era un soplón, un cabrón conchasumadre. Tardé muchos años en enterrar eso… sabes… ¿Sabes que a pesar de todo el tiempo que pasó, aun te quiero?, ¿sabes, que el mejor sexo que he tenido en mi vida lo tuve contigo?, ¿Sabes?... No, no sabes…”

Debí haberte dicho todo eso aquella vez, debí haber cruzado la pista y decirte que necesitaba hablar contigo unos minutos, tal vez hubieras aceptado, y yo no sentiría nunca más, que llevo estas palabras atragantadas en el alma…

18 comentarios:

KaLyA dijo...

Me ha encantado esta historia. Hay momentos y personas que marcan tu vida de tal forma que nunca podras borrarlas, no?, como tambien muchas veces el miedo nos paraliza y nos lo reprochamos siempre.
Te felicito, escribes y describes impecablemnete no solo situaciones sino sentimientos.
KaLyA

Anónimo dijo...

Solo piensas en sexo. Espero que alguien como tu no se cruce en mi camino. Haste ver ......

María dijo...

La primera vez, a veces esperada a veces inesperada, a veces con recuerdos a veces sin ellos, importante para algunos.
Muy expresiva tu historia...como todas
Saludos

Anónimo dijo...

Muy interesante tu historia pepe!
martika

Jose Arguedas [ [ EBP ]] dijo...

Si solo puedes ver el sexo tras esta historia, entonces eres tu la que tienes que hacerte ver...

A propósito, es HAZTE con "Z"..
:-)

Luis Alberto Mesones dijo...

la mierda! que chevere este post...puta hermano hazte ver! pero más en público, no has pensado presentarte a algún concurso?

Jose Arguedas dijo...

Hey Luis, me alegra que te haya gustado el post.. y la verdad, creo que este tipo de relatos no son del tipo que ganan concursos, pero tomaré muy en cuenta tu consejo ;-)

aNdrea* dijo...

esa Anonima está loca. :)
que bien que lo hayas tomado así, a mi me encantó.

[ [EBP]] dijo...

Que linda Andrea...
Muchas gracias por la vista y el comment!! :-)

Andrés dijo...

La quisiste y eso para mi vale mucho en la primera vez, no importan las demas condiciones, buen relato, me gusto mucho como sucedio todo y ese comentario de beto, siempre pensando en grande jajaja Cuidate! seguire leyendo entradas pasadas =)!

[ [EBP]] dijo...

gracias Andrés por leer este post, es un poco antiguo, pero es recontra especial para mi..

Lara Holmes dijo...

Tu también coleccionabas stickers?...hasta ahora tengo un álbum x ahí :-P
Bueno, si ella fue muy especial, xq no intentaste comunicarte, y mantener la amistad, aunq sea de lejitos??...

[ [EBP]] dijo...

Oye que chévere que hayas leido este post, este y la Escuela de Payasos son muy especiales para mi :)
Te diré que la relación con esa chica fué algo extraña, pero aun así me encantaría volver a hablar con ella y decirle todo lo que escribí al final de este post, quizás algún día se de no? :)

Ivonne dijo...

asu mare .. qué precoz ... O.O

sin embargo está chévere el post

[ [EBP]] dijo...

Ivonne...
Gracias por leer Ivonne!
y que bacán que te haya gustado :))

GuAmBrA LoCo dijo...

que lindo que escribes, no se lleno de sentimiento, transporta esta historia te sigo

Damian dijo...

yo lo he leido antes y recuerdo haberlo comentado, ¿lo repetiste? o lo lei y no lo comente ???

Anónimo dijo...

Muy buena!