sábado, 6 de agosto de 2011

Jason.. un polito muy aputamadrado..

Había un polo viejo que desde tiempos inmemorables habitaba debajo de mi cama, mis amigos más queridos lo llamaban "Jason"…

Aquella noche ocupábamos nuestra habitual mesita en la esquina del boulevard, estábamos Fernando, Dani y yo. Solíamos ir siempre a empilarnos a esa misma chingana debido a dos motivos: (1) tenía mesitas para sentarse y (2) si estabas un poco "loco" (o un poco borracho, da lo mismo) podías beber gratis toda la noche, pero bueno, esa es otra historia...

Estábamos bebiendo nuestra cuarta jarrita de "beluchi" de la noche (por aquella época mis amigos y yo gustábamos de beber una dulzona mezcla de tragos que una noche de alcohol (y demás condimentos) habíamos bautizado como "beluchi", nombre compuesto por las silabas de los nombres de las féminas que nos traían locos, y que increíblemente, no correspondían a nuestras urgencias de amor (¿pueden creerlo?).

Y nada, en esas estábamos cuando una hermosa visión nos alejó de nuestras meditaciones, eran tres chicas de jeancitos apretados y politos veraniegos (colores amarillo, naranja y verde limón), las tres estaban muy guapachosas y se parecían muchísimo entre ellas, se detuvieron a unos tres metros de nosotros y expresaron en voz alta sus dudas acerca de entrar a la discoteca de aquí o a la de allá, Dani y yo escuchábamos el dialogo embobados, pero Fernando que era el mas avispado, se paró de su sitio , se les plantó en frente y les dijo con voz educada "Como están chicas? disculpen que sea tan confianzudo, pero estoy con dos amigos, y si ustedes quieren podemos entrar a la discoteca juntos, para poder bailar y eso, no se, nosotros también somos tres…", Dijo finalmente, señalando hacia nuestra mesa donde Dani y yo las mirábamos con cara de cojudos..

"¿Fernando Meza?" Dijo una de ellas
"Si, ¿Me conoces?" Respondió Fernando, un poco sorprendido…

Resultó que las dos mayores (que eran mellizas) habían estudiado con Fernando la primaria del colegio, él no se acordaba mucho de ellas, pero ellas si de él. La hermana menor (quien era de lejos, la más bonita de las tres) tenía dieciséis años y se llamaba Dana (nos reímos mucho por eso porque era algo así como la versión femenina de nuestro amigo Dani, el más chibolo del grupo), las tres se sentaron en la mesa con nosotros y esperaron a que nos acabáramos nuestra ultima jarra de cerveza, mientras recordaban junto a Fernando varias anécdotas de su colegio...

*****

Luego de una noche muy chévere en la discoteca (donde no faltaron la buena música, las miraditas coquetas y las jarritas de vodka con naranja), nos subimos los seis a un diminuto taxi y nos dirigimos hacia nuestro barrio. Las habíamos convencido de seguir la noche en mi casa, "Va a estar bien chévere, vas a ver Anita" le decía Fernando a una de las mellizas, mientras la besaba cerca de la oreja...

*****

Abrí la puerta de mi casa muy despacio, tratando de hacer el mínimo de ruido, y luego lentamente, tomados todos de la cintura, ingresamos en fila india hasta mi cuarto, que quedaba bien al fondo de la casa. Una vez adentro, encendí la pc y puse algo de música, sacamos las dos cajitas de sangría que habíamos comprado, servimos cinco vasitos descartables bien llenos (solo cinco porque Danita no tomaba), y nos pusimos a conversar amenamente, sentados en aquella agradable penumbra..

*****

Eran como las cinco y media de la madrugada y ya todos nos encontrábamos bien alegres (y bien "chinos"), definitivamente habíamos hecho buena química con las chicas. Hasta Danita (quien no había ingerido casi nada de alcohol, pero sin embargo, si se atrevió a darle un par de toquecitos a un porrito) no podía parar de reírse con las ocurrencias y anécdotas estupidas que contaba Dani (sin duda alguna, el comediante del grupo) y fue en una de esas, mientras se arrastraba de la risa en el piso, que sin querer queriendo, divisó algo "raro" debajo de mi cama…

"¿Qué es eso ah?" –dijo con carita inocente, aun sin poder parar de reírse

"¿Ahhhh? ¿Qué cosa?" –dijo Dani

"Eso…. Eso…." –dijo de nuevo, señalando debajo de mi cama, yo ni cuenta me daba, desde hace un buen rato estaba en otras con la otra mellicita…

Y como nadie le entendía, como nadie le hacia caso, la chiquilla gateó un poco debajo de la cama y extrajo de la oscuridad algo que parecía ser un pedazo de tela arrugado…

"Esto pues… esto…" –dijo cogiéndolo con la punta de los dedos - "Es un polo creo, pero está sucio, y un poco duro, parece como si con esto enceraran el cuarto…"

Con un rápido arranchón Dani se lo quitó de las manos y le dio una rápida olida…

"Ala mierda… Oe…. Mario.... ¡Mario!, ¡Carajo!, Oe huevon mira lo que ha encontrado Dana debajo de tu cama"

Volteé a verle, aun medio adormilado por la deliciosa sensación que estaba experimentando (la música bonita, el alcohol, el porrito, los labios tibiecitos de Alejandra..)..

"¿Ah…? ¿Qué…?"

"Oe reacciona huevon, esto mira, ¿ves esto? ¿qué es esto?" –dijo haciendose el serio, sonriendo de manera traviesa- "¿Puedes explicarnos Mario, Carajo, Ah?"

Enfoqué mi vista en aquel trapo viejo, otrora polito tonero de marca surfera, otrora color blanco ahora color más bien crema o amarillo, no podía creer que estuviera en "otras manos", agitándose en el aire, todos me miraban, pensé bien mi respuesta y hablé pausadamente…

"Eso, mis queridos amigos, queridas amigas aqui presentes... es el trapo con el que me limpio... ¡CADA VEZ QUE ME MASTURBO!..."

Todos al instante y al unisono, comenzaron a cagarse de la risa….

*****

Esa misma noche Dani bautizó a aquel heroico pedazo de tela vieja, que me acompaño en cientos de afiebradas noches adolescentes, como "Jason", un polito marca rip curl cuya etiqueta decía "made in usa", estoy seguro que su diseñador, y aquellos quienes lo fabricaron, nunca se habrían imaginado que este polito aputamadrado, podría ser algún día, el protagonista de una historia...

Fin.

11 comentarios:

zeven dijo...

tienes un talento bárbaro broder, puedes hacer una buena historia de lo que sea.

FelipJ dijo...

jajajaja de lejos, un muy bien post!.

un abrazo mi estimado.

ps: soy angel, pero no se que carajos pasa con blogger que no me deja logear para comentar

Munani dijo...

Como diría mi tía: ¡Por maría y josé y todos los santos! ¿cómo puedes tener un polo lleno de ahhh de eso debajo de tu cama? ¿espanta ratas? y para colmo sin lavar jajaja

ayyy hombres XD

Anthony dijo...

jajaja que buena historia. Me has hecho acordar de las epocas adolecennte, muy buenas epocas...

Caƒeιnomana® dijo...

Creo haber leido antes sobre Jason ....

Gary Rivera dijo...

quien no ha tenido uno!!! jajajajja

yo usaba a veces bvd o un polo, una vez use medias! jajajajaa

pero claro lo mas higienico es la ducha!! jajaja

Muy buena historia!!!

MUSMUKEANDO - FRANZ MAX dijo...

buen post / como siempre! abrazos

OKIPERU ® dijo...

Jajajajajajaja...

soleil dijo...

jajajajajaajaja XD jajajajajjaa (x mil)

aabensur dijo...

creo que esto ya lo habías escrito antes? o lo lei en otro sitio .. no se ... pero es un cague de risa

Noelia dijo...

mmmm tendre que ver debajo de tu cama... :P