viernes, 28 de octubre de 2011

Happy Halloween !

Aquel Halloween fuimos siete amigos los que salimos a pedir dulces: Calín, Arturo y Beto iban de payasos, el Chepe iba de “señor” (solo se había hecho unos bigotes con betún), Carlitos iba de momia, Manolo iba de vaquero y yo iba de karateka (mi traje de taekwon-do era mi “disfraz”). Llevábamos como dos horas pidiendo dulces por las casonas de Miraflores, así que nuestras bolsas ya estaban bastante llenecitas…

Junto a otro montón de niños tocamos otro de los timbres, y cuando salieron los dueños de casa gritamos a coro “HALLOWEEEEEN!!” y los señores divertidos nos ordenaron en fila india para empezar la repartición. Recibí los dulces sonriente y agradecido (eran unos chocolates importados que nunca antes había visto) y cuando me dirigía hacia la reja de salida escuché la voz de Manolo (mi mejor amigo) que a lo lejos gritaba mi nombre “JOOOOSEEEEEEE!!”…

Cuando al fin me di cuenta de lo que pasaba, Manolo ya estaba como a media cuadra corriendo detrás de unos chiquilllos que le habían quitado su gorro de vaquero, no lo pensé dos veces y me puse a correr detrás de ellos (mis otros amigos aún estaban dentro de la casa recibiendo dulces así que ni cuenta se dieron). Corrí con todas mis fuerzas detrás de mi amigo y luego de varios minutos les di el alcance en un parque oscuro, inmenso y lleno de árboles.

Cuando llegué mi amigo estaba solo en medio de una ronda de chiquillos palomillas más grandes que nosotros… “Uy chucha llegó al karateka” dijo uno de ellos burlón y al instante me rodearon a mí también, “Yaaaaaaa!!” grité yo muy enojado y adopté mi posición de defensa “taekwon-distika” pero no sirvió de nada porque otro de los chiquillos me metió cabe por detrás y caí al suelo de espaldas, “Danos tu bolsa nomás chibolo de mierda” me dijo el más gordo de todos y yo sujeté mi bolsita más fuerte, a mi lado mi amigo Manolo (ya sin su bolsita) saltaba por alcanzar su gorro de vaquero que otro de los ladrones (el mas grandaso) sostenía en el aire, “No pe chochera, me ha tomado como dos horas recolectar todo esto” le rogué, “Y a mí que chucha chibolo huevón, dámela nomás”, “No pe causita, si quieres te muestro las casas donde me los dieron, pero no me la quites” le rogué nuevamente, “Oe chibolo, tú me quieres agarrar de huevón?” dijo mirándome furioso y me dio una patada que me dolió, pero ni aun así solté la bolsita, de reojo vi que a tres metros mi amigo Manolo seguía rogándole al otro que le devuelva su sombrero de vaquero… “Ya está bien, yo te doy mi bolsita, pero si le devuelves el sombrero a mi amigo” le dije al más gordo de todos y este al principio se rió cachoso pero luego le ordenó al otro que devolviera el sombrero…

Mi amigo me ayudó a levantarme y luego caminamos tristes, adoloridos y sin dulces hasta la avenida donde se encontraba la última casa que habíamos visitado, y cuando al fin nos reencontramos con mis demás amigos (que hace rato nos estaban buscando como locos) y les contamos lo sucedido, todos ellos sacaron muchos dulces de sus respectivas bolsitas y nos llenaron otras dos bolsitas con dulces para mí y Manolo…

Fin.

PD1: Si hay algo que siempre le agradezco a Dios y a mi Madre, es que tuve una infancia muy pero muy bonita, la misma que yo le quiero dar a mi hija…

PD2: Happy Halloween para todos!! :)

11 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Yo sé que esa va a ser una de nuestras futuras discusiones con mi esposa, halloween siempre alienante será para mí.

Caƒeιnomana® dijo...

Ay carajo Ebp!, tu te te haces esperar pero con justa razón...

Con lo ultimo que escribiste, me doy cuenta que es verdad eso de que uno quiere lo mejor para los hijos, así hayamos tenido o no una infancia bonita, queremos que la de nuestros hijos sea la mejor.
Yo tuve una muy peculiar (no se si bonita o no, creo que depende de donde la mires), con una figura materna muy fuerte y una figura paterna casi invisible, pero ahí le iba, y a mi modo de verla fue bonita, pero la de Emma tiene que rebasar los limites.

Besos para Cami, se veía tan linda con sus disfraz y su sonrisa fresh! :)

[ [EBP]] dijo...

Elmo Nofeo...
Lo que no nace no crece, es como a mi que no me nace celebrar el día de la canción criolla

Cafeinomana...
De eso se trata chica café, de que todo evolucione para las próximas generaciones, sonrisa "fresh" no? jaja
GRACIAS por los besitos, se los daré a Cami por ti :)

Munani dijo...

No hay mejor regalo para un hijo que el que su padre le de una lección de vida, a ti te costó una bolsita de dulces y sí que valió la pena.

Feliz halloween!!! yo me vestí de "la muerte" XD

Chris dijo...

Excelente post, ya se extrañaban posts así. ¡Saludos!

alE dijo...

=) que bonito recuerdo de halloween =). Lo quehicistes esa vez dice mucho de ti. Y nada que a mal tiempo buen cara =).

De seguro que cami la pasaraigual o hasta mejor.

Feliz halloween cds.

OKIPERU ® dijo...

Nunca faltan esos chibolos abusivos. Ojalá algun día lo encuentres al cretino y le quites su mujer (al menos por unas horas).

Anónimo dijo...

lo recuerdo como si fuera ayer,
que cague de risa.

manolin

Arion dijo...

Estoy de acuerdo con Munani.

Ha sido una anécdota muy interesante.

Saludos,

www.artbyarion.blogspot.com

Gaba dijo...

Aww, qué anécdota!

soleil dijo...

Que linda historiaaa! eso es amistad!!! mi pa odiaba halloween no se porque y siempre le parecio "tonto" el disfrasarze, igual x mi casa nunca vi nada de hwlloween no se xq asi q no me acostumbre a eso. Pero el anio pasado me disfraze de colegiala y fui a pedir dulces a mis 22 anios xprimera vez!!! jaja un poco pasadita quizas pero la gente pensaba q si estaba en el colegio jajaja igual un dia les hare los halloween a mis futuros hijitos muy especiales!!!