viernes, 24 de febrero de 2012

El hombre de la casa

El hombre de la casa recibe una llamada de su padre, su hermana (que es mayor que él por diez años) no ha llegado a dormir y desde que salió de la casa han pasado 24 horas. El hombre de la casa le dice que no se preocupe, que está casi seguro que a su hermana no le ha pasado nada, le dice unas palabras tranquilizadoras y cuelga el celular. Inmediatamente el hombre de la casa llama al celular de su hermana pero está apagado, entonces piensa en la historia que su hermana le contó la vez pasada, recuerda el nombre del hombre con el que su hermana sale y entra a su Facebook. Algunos minutos después, con el nombre y los dos apellidos del sujeto, el hombre de la casa consigue el teléfono de su casa y lo llama. Luego de 3 timbradas una mujer adulta contesta la llamada, el hombre de la casa pregunta por el hombre que sale con su hermana y la mujer le dice que no ha llegado a dormir, la dama que contestó el teléfono se identifica como su esposa… El hombre de la casa titubea por un rato pero luego de unos minutos (con engaños) consigue que la señora le de el celular de su esposo. El hombre de la casa llama al celular que le han dado y nadie le contesta, entonces el hombre de la casa se asusta, piensa que a su hermana puede haberle pasado algo malo y vuelve a titubear… Luego de unos minutos el hombre de la casa deja el siguiente mensaje en el celular del hombre que sale con su hermana:
Hola soy el hermano de X, por favor si te logras comunicar con ella le dices que estoy preocupado porque anoche no ha llegado a dormir y no ha avisado. Gracias.
Un par de horas después (que parecen eternas) el hombre de la casa recibe la llamada de su hermana, está dentro de un auto, se le oye contenta, “Hermanito no te preocupes, estoy bien, disculpa por no avisar, estoy con Y, te lo paso…”, el hombre de la casa aprieta los dientes, “Hola como estas, soy Y, disculpa por no contestar tu mensaje pero dejé mi celular en el auto, no te preocupes por tu hermana, ella está feliz y yo estoy muy enamorado de ella y…”, el hombre de la casa recuerda la voz compungida de la señora diciendo que su esposo no ha llegado a dormir y lo interrumpe, “No te preocupes, lo único que quería saber era que mi hermana estaba bien, ya nos conoceremos y hablaremos… Pásamela por favor…”, “Alo hermanito, consulta, ¿Cómo conseguiste el número de Y?”… el hombre de la casa no había escuchado la voz de su hermana tan contenta luego de mucho tiempo… “No te preocupes manita, lo único que importa es que estás bien y estás feliz”…

Fin.

8 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Muchas veces la madre se olvida de ser la esposa, la amiga, la amante.

Gary Rivera dijo...

pucha!!

Pues la verdad por delante!!

Porque "Y" esta jugando con tu hermana y con su esposa.
Yo te sugeriria romper a golpes a Y hasta que parezca una V.

carajo que colera me dio!!!

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

...ya se dará cuenta. Ya es grandecita.

Damian dijo...

¿Diez años mayor?, ya sabe en lo que se mete. Cada uno es dueño de su vida.

Anónimo dijo...

Mientras sea feliz, bien por ella.

Anónimo dijo...

y si es felíz, un aplauso para ella...se merece lo mejor =)

Caƒeιnomana dijo...

De acuerdo con todos, ya esta mayorcita para que sepa lo que hace.

Pero creo que si se lo dijeras, dejaría de hacer el papel de tonta y claro lo malo es que acabaría aquella supuesta felicidad. :/

Anónimo dijo...

la verdad que no haces algo bueno por esribir historias que atraen a la gente, solo eres un pata que escrie estupideces, al menos haz algo bueno en tu vida.