martes, 31 de julio de 2012

Chifero Millonario

El día que entré con mi novia al Chifa de mi barrio, se arruinaron mis planes para mejorar mi calidad de vida y la de mi hija… Y es que todo estaba preparado, cocinado, frito... como un wantan…  La china del Chifa se había enamorado de mi, eso era un hecho. Lo notaba en la forma como se iluminaban sus ojos chinitos cada vez que entraba al Chifa a comprar un arroz chaufa de pollo (y es que así hayan mil platos en el menú, yo siempre pido lo misma wada: arroz chaufa de pollo).  Al principio la china se hacía la tercia y me trataba con indiferencia, me hablaba como a todos sus demás clientes y me cobraba sin descontarme un solo céntimo. Pero hubo un día en que llegué por la noche bien “enternadito” y “encoloniao” (venía de un evento del trabajo) y justo al momento de pagar noté que no me alcanzaba la plata (para variar). Cuando la china se dio cuenta de lo que pasaba, su rostro chiquito, amarillito y redondo se suavizó y me miró con ojos de conmiseración, “Ya manana me nás” me dijo buena gente y yo en agradecimiento le regalé la mejor de mis sonrisas y le prometí que al otro día a la misma hora regresaría para pagarle. Y así lo hice.  Luego de aquello, la china cambió totalmente conmigo, cuando yo entraba al Chifa me sonreía y al irme también, y luego de dos semanas de sonrisitas caletas la china me sorprendió regalándome unos toffees de envoltura de arroz bien ricos, “Pana ti, son de cotesía” me dijo toda coquetona, yo le agradecí todo coquetón y luego me retiré del lugar sacando pecho y metiendo barriga (había que promocionar la merca).  Mi tía Irene, que es una antigua y respetable vecina de este barrio, pero sobre todo, es una chismosasa de cuidado, me contó que la china a parte de este Chifa tenía dos más, o sea en total tres (por si les da flojera sumar) y todos paraban siempre llenecitos de gente, “Harta plata tiene esa china sobrino” me dijo mi tía, sin saber que con este comentario malicioso sentenciaba la suerte de la china (Y si Dios era Peruano, la mía y la de mi hija también).  Pero la china no estaba sola, tenía su pareja, un chino flaco de bigotes que le doblaba el tamaño (la china era pequeñita, metro cuarenta a lo mucho) y que tenía en el brazo un tatuaje de dragón. Yo lo había visto un par de veces fumándose un pucho afuera del Chifa mientras mi pobre china atendía solita todas las mesas, “Encima eres vago y no la valoras chino de mierda” pensaba yo, todo partidor, mientras miraba como los tres hijos de la china lloraban en un extremo del Chifa porque seguro se cagaban de hambre y el chino fumón no les hacía caso, “No se preocupen chinitos, yo les voy a servir su chaufa de pollo todos los días, y además les voy a presentar a mi hijita, para que la adopten como su hermanita y todos formemos juntos una linda familia disfuncional” seguía pensando yo, y a la vez pensaba en el nuevo departamento en el que viviríamos y en el exclusivo colegio al que cambiaría a mi hija luego de mi matrimonio con la china.  Pero repito, cuando todo estaba listo para llevar a cabo mi gran plan, a la espesa de mi novia se le antoja comer comida china y a pesar de mis multiples otras sugerencias (pollito a la brasa, salchipapa o sopa de sobre) terminamos entrando al Chifa de mi china enamorada, que cuando me vio se le abrieron los ojos como platos y me miró con una mezcla de colera y desilución... Demás está decir que esa noche la china no me regaló ni sonrisita ni mucho menos tofficito de envoltura de arroz, por el contrario, lo que hizo fue mirarme feo y subirle un sol a la cuenta (de esto me di cuenta después, pero no le reclamé).  Mi novia que no es tonta al salir me comentó "No se porque vienes tanto a este Chifa, tienen una pésima atención" pero yo no le respondí nada, estaba triste... Mis sueños de Chifero millonario se habían desmoronado...

10 comentarios:

Caƒeιnomana dijo...

jajaja que tu tía no lea esto, porque si no te mata.

Asi que "tu" china se puso celosa jajaja, la que te perdiste, porque los chinos condenados no se como pero hacen plata con eso de los chifas.

Pd: Y no creo los hijos de tu chinita quieren comer chaufa todo los días, he me dado cuenta que los chinos no comen lo que vende...

Elmo Nofeo dijo...

Hermanito, juegate la dirección del chifa.

Elmo Nofeo dijo...

Hermanito, juegate la dirección del chifa.

Katty Mizhquero Cañar dijo...

Jajaja, buena anécdota, buen post :)

Slds desde Ecuador.

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

...jjajajajaja. Te encantalá!

Munani dijo...

jajajaja hizo bien la chinita en tacharte, le destruiste sus sueños chinitos y no es por generalizar pero ya son varios chifas también que conozco donde el chino (que supongo es dueño) para gritando a todo mundo y la pobre china (que siempre está en caja o de mesera) anda sumisa esperando por un seductor interesado ^^

Saludos!

Milagros dijo...

jajjajajaja .

Te malograron el plan , graciosito ah.
Pero bueno igual no es bueno cambiar a la novia solo por interés.

Me encanto leerte. Me imagine el rostro de la china cuando te hacía ojitos y después los ojitos convertidos en platos redondos .

Buen post!

Abrazos

Damian dijo...

entiendo totalmente a la pobre chinita, no hay justicia, le revientas el sueño de posible romance, ahora se tendrá q conformar con el chino vago fumón, y asi no es pues.

Chris dijo...

jajajaja, eso te pasa por ilusionar a pobres chinitas... jajaja, por cierto, ¿no te da miedo o alguna vez has pensado en que tu novia lea tu blog y se entere de muchas cosas?

PD. A ver si me ayudas con un voto :)
http://20blogs.pe/votar/?id=400

StoneDick dijo...

Cualquiera describe a la china no? Saludos del peruano loco que vivia en Uganda