jueves, 21 de junio de 2007

De vuelta a San Isidro..



El día martes 19 de junio el jefe de mi Área nos convocó a mi y a dos de mis compañeros, a una urgente reunión, y luego de que estuvimos todos sentados, procedió a comunicarnos la noticia:
“Muchachos, a partir del día jueves se van para San Isidro”
Todos nos miramos las caras, y Elmer –que así se llama el boss- continuó con su discurso..
“El área de Cobranzas tiene problemas y nos está pidiendo refuerzos.. motivo por el cual los estamos enviando a ustedes tres. Renán va porque conoce mucho de varios aplicativos de Cobranzas, puesto que él ya trabajó allí antes. Otto va porque conoce mucho de .NET, y bueno, el tercero que estaría yendo a apoyar es Jose...”
(¿Se dieron cuenta de que no pronunció ningún adjetivo halagador hacia mi persona?)
“De ahora en adelante la Casilla de Sistemas Distribuidos estará siendo atendida únicamente por Piero Paz, así que Jose, es necesario que le transmitas todo el Know-How a Piero en estos días..”
“Y nada estoy seguro que, tu Renán.. estarás muy bien por allá, espero que tu trabajo siga siendo tan bueno como hasta ahora. Tu Otto, espero que llegando allá te consolides como el buen Analista que has demostrado ser en este corto periodo de tiempo. Y tu Jose… bueno… esperamos que le pongas más ganas allá de las que pusiste aquí. Caballeros, esta reunión ha terminado.”
A continuación todos nos retiramos a nuestros sitios meditabundos.
Regreso a San isidro (donde ya llevo cinco años trabajando), regresan los paseos a Tottus, Saga y Ripley luego del almuerzo, regresan los almuerzos con mi ex-compañeros de chamba, las chelitas en Chinchón, la lustrada de tabas al paso y a mecharse por el estacionamiento en el parque.
La verdad, ya me habia acostumbrado al centro de Lima, me queda más cerca de mi casa, y los paseos por la Lima “Vieja” me resultaban reconfortantes para el alma, en serio, extrañaré mucho las caminatas por el jirón de la unión, las conversas con el viejito del estacionamiento, los ricos, deliciosos y nutritivos “Toffos”, las bromas y las chapas ingeniosas de los muchachos (¡Habla taxi viejo! jaja), sobre todo las de la gente “al otro lado del vidrio” a la que pertenecí casi todo el ultimo mes (en especial las que se gastaban Renzo y Lucas! Jajaja… “Si o no pelón?”, “Es tan pero tan cochino!” jajajajaja), la barriga desparramándose por debajo de la chompa al buen gordo Salinas, uno que otro almuerzo fugaz con alguien a quien aprecio mucho, y la visión de la catedral y el puente Santa Rosa iluminados cuando me retiraba por las noches…
Ahora lo que sigue es irse a San isidro y –como dijo Elmer- ponerle mas ganas, porque valgan verdades, desde que ingresé a esta nueva chamba la pendiente se me ha empinado como nunca imaginé, aquí en estos tres meses de permanencia me han sucedido cosas que no me habían pasado en 6 años de carrera, pero bueno, eso es lo bonito, vivir y experimentar nuevas cosas, esto se ha convertido en un gran reto, y será muy chévere cuando empiecen a llegar los reconocimientos… porque van a llegar!!!!

5 comentarios:

_luish dijo...

Felicitaciones Pepin, por fin te decidiste a tener un medio regular donde publicar tus historias, historias que nos han alegrado, divertido y acompañado.
Luis Hata
PD: Cuando reaparece el tio Campi.

Anónimo dijo...

EBP, siempre con sus historias que alegran nuestros dias rutinarios de oficina, ya era hora que haya un espacio dedicado para este talento cuernavaquino jejeje ... nada tio esperamos nuevas y divertidas historias..suerte local!!! ... EBW reportando ...

Anónimo dijo...

Felicitaciones, Tienes una mente prodigiosa espero que no la desaproveches como yo hice con la mía, "Tu primo que te quiere". Eres Grande Jose

Anónimo dijo...

jajaja ya me habia olvidado de las historias,creo que la ultima que lei fue el de la chiquivieja
buena pepin que chevere que sigas con tus alucinaciones
Zuly

Anónimo dijo...

Heyyy.. gracias por leer!! :)

EBP